No quisimos evitarlo..



Greenpeace sigue mandando su publicidad directamente a los culpables.

Si viajamos a Copenhague en avión durante estos días podremos disfrutar de esta publicidad "La caña" (como diría Manu) en su aeropuerto ya que no pensaban quedarse de brazos cruzados la entidad ecologista mientras llega el 7 de Diciembre, día de la cumbre mundial climática, y dejar pasar esa "gran reunión de amigos". Y sabiendo que todos pasarán por la puerta de Llegadas...

Como podéis apreciar las fotos muestran a los representantes de cada país dentro de 10 años pidiendo disculpas por no haber hecho nada por el cambio climático a pesar de saber lo mal que va.

Aunque el cambio climático no lo salva ni las ranas rojas del acantilado de la sierra de Ávila, resulta un poco gratificante saber que estos verdecillos no bajan nunca la guardia.

Fuerte, directa y profética.

2 comentarios:

Manu dijo...

Buenísimo!!!

Casi tanto cómo la temática navideña del Blog!!!

Congratulasisons!!!

MACPETADOS dijo...

Gracias Manu, eres grande.